Inicio Artículos El “Oro Blanco” de San Luis de Sabinillas

El “Oro Blanco” de San Luis de Sabinillas

307
0

Disponible en: | Available in: English

El auge económico de esta zona empieza a finales del S. XIX, cuando la familia Larios comienza a comprar tierras en la costa manilveña.
Aprovechando la existencia de “Trapiches” (molino para extraer el jugo de la caña de Azúcar, que empleaba fuerza animal) y de “Ingenios” (conjunto de aparatos para moler la Caña mediante energía hidráulica o máquina de vapor), y de cultivos de Caña de Azúcar pertenecientes al Duque de Arcos, se hacen con toda esta actividad y se implanta una moderna industria, “El Ingenio de San Luis de Sabinillas”, que fue la Colonia-Factoría azucarera más occidental de la costa mediterránea.
Los artífices de esta industria en Manilva, además de la familia Larios fueron la Sdad. Industrial y Agrícola de Guadiaro, con una compra masiva de tierras en el Campo de Gibraltar (Jimena, Los Barrios, Algeciras, La Línea y S. Roque) y en la provincia malagueña (Manilva, Gaucín y Casares), llegando a tener en 1.879 más de 12.000 Has. , cultivando además de la caña cereales y olivar, realizando para tal fin obras hidráulicas para aprovechar el agua de los ríos de la comarca.
Ya en la primera mitad del s. XX, se cerró este importante complejo industrial motivado por la crisis del cultivo y la competencia del azúcar de la remolacha.
Fue entonces cuando la actividad pesquera se convirtió en el principal medio de vida de la población, en dos zonas muy próximas como S. Luis de Sabinillas y El Castillo con la pesca artesanal.
Las 9 Has. que ocupaba la azucarera fueron adquiridas por la Caja a través de la Caja de Ahorros de Ronda y se instalaron instalaciones deportivas y residenciales para una colonia infantil destinada a los hijos del personal de la Caja.
Actualmente está gestionada por Unicaja y abierta a todos los ciudadanos, siendo la mayor de Andalucía, con una capacidad para 600 menores, que disfrutan cada año de nuestra localidad.

 

Disponible en: | Available in: English

Artículo anteriorHacia la era de lo táctil
Artículo siguienteEntrevista con Chanel Forster

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here